Ciclo Sociedad y Justicia

Etiquetas

, ,


Programa 1 Violencia y Política. Debates y problemas para pensar la historia argentina reciente

Curso 1.1: Violencia y Política en la historia argentina reciente Disertante:  Prof. Ana Barletta Miércoles: 4, 11 y 18 de mayo Horario: 15 a 17 hs.

Presentación

En este pequeño curso, se tratará de analizar algunos debates y problemas para abordar el pasado reciente argentino y de avanzar hacia algunas interpretaciones acerca del período anterior al golpe del 24 de marzo de 1976. Así, nos centraremos en cómo fue posible que una sociedad desafiante, comprometida con múltiples proyectos de transformación social y con un poder creciente de impugnación colectiva al orden dictatorial -en un brevísimo lapso de tiempo- fuese devorada por el proceso que se abrió con un plan político para salir de la crisis de representación abierta en 1955 -el Gran Acuerdo Nacional- y se cerró con un genocidio, perpetrado por la última dictadura militar cuyas raíces represivas ya estaban insinuadas en los años previos al golpe. Esta pregunta sigue teniendo todavía una repercusión dolorosa sobre nuestro presente y sólo intentaremos plantearnos el problema dentro del conjunto de la producción existente que en los últimos años se ha incrementado considerablemente.

Curso 1.2: Violencia y Política en la literatura argentina Disertante: Prof. Margarita Merbilhaá Viernes: 13, 20 y 27 de mayo. Horario: 15 a 17 hs.

Presentación

¿De qué manera la literatura cuestiona, interroga, reafirma o produce desplazamientos respecto de otros discursos que circulan en determinados períodos históricos? ¿Qué visiones sobre el pasado pueden leerse en narraciones que toman la historia reciente como material para la escritura? A partir de estas preguntas, trabajaremos con tres novelas publicadas en las dos últimas décadas, situadas en los años sesenta y setenta. Por un lado, analizaremos las figuras de militantes, los movimientos colectivos referidos y los debates políticos que están implicados en las tramas y representaciones. Por otro lado, intentaremos leer en las singulares estrategias de comunicación que plantean las novelas seleccionadas, el modo en que sus historias aparentemente aleatorias o insignificantes reponen zonas ambiguas o intolerables del pasado y complejizan ciertos relatos sociales dominantes en torno a la experiencia histórica anterior al golpe de Estado de 1976. En ese sentido, nos focalizaremos en los cruces entre historia y subjetividad que estas narraciones permiten indagar, y que pueden leerse en las operaciones retóricas y discursivas específicas con que la literatura interviene no sólo en los sentidos asignados al pasado sino en el acto mismo de narrar la historia. Lecturas Hugo Foguet. Pretérito perfecto. Buenos Aires: Legasa Ediciones, 1983 (Fragmento). Juan José Saer. Lo imborrable. Buenos Aires: Alianza, 1993 (Fragmento). Alcoba, Laura. La casa de los conejos. Buenos Aires: Edhasa, 2008 (Fragmento).

Curso 1.3: Estado, derecho y violencia política en la Argentina reciente Disertante: Prof. Mauricio Chama Miércoles: 1, 8 y 15 de junio Horario: 15 a 17 hs.

Presentación

En este módulo se analizarán las relaciones entre Estado y Sociedad civil en el período histórico que va del derrocamiento del peronismo en el año ´55 hasta la implementación del golpe militar en marzo del ´76. Para ello se identificarán las políticas represivas desplegadas desde el aparato estatal en el marco de la emergencia de la denominada “Doctrina de la Seguridad Nacional” y el nuevo lugar asignado a las FF.AA. Se realizará una especial mención a la implementación del “Plan Conintes”, a comienzos del año ´60, así como también las estrategias represivas desarrollas por los gobiernos militares de la denominada “Revolución Argentina”. Paralelamente, se identificará el proceso de politización y radicalización de sectores provenientes de las capas medias ilustradas, a partir del itinerario seguido por algunos grupos intelectuales y profesionales, prestando especial atención al caso de los abogados. En este sentido, se analizaran las prácticas, discursos e instituciones creadas por una franja de abogados defensores de presos políticos y sociales, entre fines de los ´60 y comienzos de la década del ´70.

Curso 1.4: Violencia y Política en la Teoría Social Disertante: Prof. Alberto Pérez Viernes: 17 y 24 de junio y 1 de julio Horario: 15 a 17 hs.

Presentación

Esta sección intenta poner en consideración los planteos de la Teoría Social que, a partir de la modernidad capitalista, definieron una trama de categorías y conceptos para captar la naturaleza del nuevo complejo social en desarrollo. En la transición del siglo XVIII al XIX se forja el modelo moderno de la oposición Estado / Sociedad Civil desde el que se pondrán en consideración los actores, estructuras y formatos de la contradicción básica de la nueva sociedad. En las producciones de Hegel y Marx se ponen en marcha perspectivas que siguen estando en la base de la discusión sobre la dinámica de una sociedad contradictoria en cuyo desarrollo se combina, necesariamente, un monto de elaboración política sobre la base de una violenta desigualdad estructural. Desde este nudo de confrontación teórica se intenta abrir una proyección hacia las producciones que continúan la reflexión a partir de las formas extremas que adquirió la violencia en el siglo XX y sus proyecciones en la actualidad.

http://www.scba.gov.ar/instituto/Novedadesvarias.asp?id=7&cat=14

Instituto de Estudios Judiciales Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires Calle: 
45 Nro. 894, La Plata, Buenos Aires (C.P.1900) Sitio web: http://www.scba.gov.ar/instituto Tel.: (0221) 
410-4400 int.: 56240 Correo electrónico: instituto@scba.gov.ar
Anuncios

Schutz, la fenomenología descriptiva y el mundo de la vida

Etiquetas

, , , , , , , ,


Por Germán Arriaga

Schutz señalará como uno de los mayores aportes de Husserl a las ciencias sociales el haber marcado el camino para transitar de una fenomenología trascendental hacia una fenomenología descriptiva propia de la actitud natural.

Por actitud natural Schutz comprende: “La indagación de los principios generales según los cuales el hombre organiza sus experiencias-especialmente las del mundo social- […]”1

Es decir que Schutz denomina a la vida cotidiana, actitud natural, donde en Husserl el término adecuado para ello sería Lebenswelt, traducido como mundo de vida, aunque con distinta acepción, ambos términos tienen la finalidad de utilizarse para representar las formas del individuo para relacionarse con el mundo. La actitud natural se encuentra indudablemente unida a la intencionalidad, esto es el carácter de estar “referido a” de la conciencia en toda actividad humana, (contrapuesta a la actitud desinteresada del científico social, reflexiva) que toma el carácter de practicidad, ya que el individuo actúa en una realidad social que se le presenta.

Para fundamentar las ciencias sociales, retoma el problema de la intersubjetividad, y del mundo de la vida como punto de partida de toda relación social. Abandona el camino de la fenomenologia trascendental, para dar lugar a una sociología fenomenológica descriptiva, que acepte la subjetividad como un dato original dado. A partir de los datos perceptibles, sensoriales del mundo exterior, describe el vínculo intersubjetivo partiendo de lo que para Husserl serían reducciones fenomenológicas, Schutz sintetiza en la experiencia sensible y excluye la reducción trascendental.

Fundamenta la intersubjetividad sobre la percepción y el alter ego, retoma las certezas perceptivas, y la evidencia dada directamente de que el otro es un cuerpo animado por un yo, y esa es una certeza. A partir de la teoría perceptiva, afirma que podemos captar distintos contenidos perceptivos sobre mi alter ego, aunque podamos equivocarnos en el contenido efectivo de la percepción sobre mi otro.

La intersubjetividad esta dada por una comunicación no mediada por esquemas en sintonía mutua hacia un tu, un nosotros cara a cara a través de flujos de conciencia, que el yo vivencia y supongo que el otro también lo  hace (vivencias de duración interna retomadas de la filosofía de Bergson a través del concepto de durée).

Solo es a través de esta relación “nosotros” que experimentamos las mismas vivencias, pero en flujos distintos. Los flujos de vivencias en relación a conductas proyectadas son el equivalente a las acciones sociales, conductas proyectadas hacia otro, dirigida hacia un yo que solo puede existir en la esfera social, en el marco de la actitud natural, un yo individual, no trascendental. Si se actúa orientándose a una conducta esperada del otro, y efectivamente se entrelazan los flujos de conciencia, se produce una relación social.

Sigue leyendo

GERNIKA 73 AÑOS DESPUES

Etiquetas

, , , ,


   El 26 de abril se cumplió el 73 aniversario del bombardeo que la aviación de la Alemania nazi realizó sobre la ciudad vasca de Gernika, que la destruyó en un 70 %, quedando solamente en pie el edificio de la estación de trenes y la Casa de Juntas. Según las estadísticas del gobierno vasco, las víctimas fueron 1.654,  mientras que el informe oficial emitido por el gobierno franquista da cuenta solamente de unos 12 decesos.

Como todos los lunes, en la Villa de Gernika se realizaba la tradicional feria del mercado, a la cual, concurrían una gran cantidad de aldeanos de la región, con el fin de efectivizar la comercialización de sus productos.

Cerca de las 16 horas, cuando la feria se encontraba a pleno funcionamiento, comenzaron a replicar las campanas de las iglesias para alertar a los habitantes de la Villa sobre un posible bombardeo aéreo. La gente corrió hacia los refugios, mientras un avión Heinkel III descargaba seis bombas sobre la ciudad. Luego de un breve intervalo, unos 53 aviones Junker sobrevolarán la Villa con el fin de cumplir con el genocidio planeado. En esta segunda etapa del bombardeo, se calcula que fueron arrojadas sobre Gernika unas 50 toneladas de explosivos destruyéndola e incendiándola casi en su totalidad. A continuación, otro grupo de aviones Heinkel ametrallaba a la población civil que intentaba ponerse a salvo del horror, al verse en medio de una ciudad en llamas.

¿Porqué Guernica? Una primera reflexión nos llevaría a la conclusión de que la ciudad de Gernika forma parte del área de resistencia republicana del norte, la cual, intentaba penosamente contener el avance de los insurgentes fascistas que se habían levantado en el norte de África en junio de 1936, al mando de Francisco Franco. Pero indudablemente la elección de Gernika no fue al azar, sino que la operación tuvo como objetivo principal minar  la moral de los gudaris (soldados vascos) y de un pueblo aguerrido y patriota, porque Gernika, constituye uno de los símbolos más preciados de los vascos, por su legendario roble, que representa la tenacidad y firmeza su pueblo.

El reconocido pintor Picasso inmortalizó al poco tiempo de ocurrido este hecho desgraciado para la humanidad, con su famoso cuadro “Gernika”. Debemos mantener la memoria activa, sobre le genocidio ocurrido en Guernica en el año 1937, tomar plena conciencia de las consecuencias que acarrean el horror y las prácticas violentas, y comenzar a transitar caminos que conduzcan hacia la paz definitiva.

Los símbolos, como el “Roble de Gernika” constituyen una referencia, y quizás este 73 aniversario del genocidio constituya una buena oportunidad, para redoblar el compromiso en la defensa de los derechos humanos, bregando por la paz en el mundo y trabajando por los derechos históricos del Pueblo Vasco como Nación.

Para mas información acerca del Guernica de Pablo Picasso Un analisis de la obra

Centro de Investigación por la Paz Gernika Gogoratuz

Sociología del miedo

Etiquetas

, , , , , , , ,


 Entrevista realizada al sociólogo Gabriel Kessler, un referente  a la hora de analizar las narrativas del temor y la construcción social del delito.

Por Cristian Alarcón

–¿Cómo historiar el miedo en la Argentina?

–Si uno parte de las percepciones que tiene la gente, la temporalidad de hoy es muy corta. O sea, las personas de distintas clases y grupos perciben que la inseguridad empezó hace como máximo una década. Lo interesante es que si uno mira encuestas que hay desde el comienzo de la democracia, desde el ’85 mostraban que el 50 por ciento de las personas temía ser asaltado en la calle. En el ’87 la violencia callejera ya aparece como una preocupación muy fuerte y hay una crítica a la política de Alfonsín contra los delitos. Es decir, en los primeros años de la democracia, cuando la imagen de hoy es que ésa fue una “época dorada” de la seguridad, ya aparece un temor al delito fuerte.

¿La memoria del inseguro es corta?

–Creo que distintos temas tienen temporalidades distintas. Si uno compara con la imagen mítica de la Argentina de clase media, la temporalidad es más alta: se remite a los ’50 o ’60. El sentimiento de seguridad siempre es retrospectivo; se va reconstruyendo. Cada época tiene nostalgias de la situación anterior. Lila Caimari cuenta que en los años ’30, cuando empiezan a aparecer los autos y las armas de asalto, la tecnología, se tenía cierta nostalgia de épocas más seguras

¿Qué cambia en las últimas dos décadas?

–Los dos cambios fuertes son quién tiene miedo y a qué se tiene miedo. Lo central, si uno compara mediados de los ’80 y comienzos de los ’90, el cambio es que los hombres de clase media y media-alta comienzan a tener miedo. Hasta fines de los ’80, quienes más miedo tenían eran quienes vivían en los suburbios, las mujeres, los ancianos y los votantes de derecha, que en esa época era la UCeDé. No necesariamente añoraban la dictadura sino que se da un cruce de temor securitario e ideología de derecha, que es algo que veremos mucho después.

¿Cómo fue calzando la percepción de la “inseguridad” con los discursos sobre la seguridad?

–El temor ingresa a la agenda pública a partir de que lo expresan los hombres de mayores recursos. Claro que también en la medida que aumenta el número de víctimas, que es un dato ineludible. Por otro lado el discurso de los medios también cambia: deja atrás la época de los “casos”. Desde mediados de los ’80, en crímenes como los de Giubileo, Brian o Mustafá, aparece la figura de la mujer victimizada, o la niña abusada, que tienen algún tipo de relación con la dictadura. En ellos de algún modo más subrepticio aparece una reminiscencia de la dictadura. En algunos porque aparece lo que se llamaba la “mano de obra desocupada”: caso Sivak, Sánchez Reise. Y el otro porque eran crímenes que tenían que ver con poderes que se habían legitimado durante la dictadura, como la malversación de fondos o tráfico de órganos.

Sigue leyendo

El Olvido, Virtud Nacional

Etiquetas

, , , , , ,


Por  Mariano Poncino

Ernest Renan en su conferencia celebrada en Soborna en 1882 titulada “¿QUE ES UNA NACION?”,  da cuenta del olvido como una necesidad a favor de la nación y  de la importancia de tener un pasado común entre los habitantes.  De este modo  el autor emprende la búsqueda de una base suficiente, de un “principio espiritual”, para la nacionalidad moderna, una base que le de sustento a una identidad nacional. Es en esta búsqueda donde va a ir eliminando distintos atributos propios del hombre que a lo largo de la historia del pensamiento han tenido cierta relevancia en el debate sobre la cuestión de lo que es una nación.

Renan va más allá del debate propio de su época, no busca una base solida de la identidad nacional en la raza, en la religión o en el territorio (geografía), sino que  sostiene como principio fundamental  que el hombre es ante todo un ser razonable y moral para llegar a la conclusión tan famosa que pone en centro de la escena al olvido. “… la esencia de una nación es que todos los individuos tengan muchas cosas en común, y también que todos hayan olvidado muchas cosas (…)”

Ahora bien, ¿A qué se está refiriendo con esta afirmación? ¿De que me olvido como ciudadano?  La imagen que puede seguir a estos interrogantes es la de la amnesia social propia de la vida cotidiana, propia de aquella ciudad llamada Buenos Aires caracterizada, por alguien que ya me olvide,  como la  “…madre loba que se alimenta de sus cachorros para no morir de hambre…”, sin embargo, a parte de ese olvido necesario para la vida cotidiana como efecto de la gran densidad moral que caracteriza a las sociedades modernas, lo que nos dice Renan es que     “la nación moderna es, pues, un resultado histórico por una serie de hechos que convergen en igual sentido. La unidad ha sido realizada o bien por una dinastía en Francia, o bien por voluntad directa de las provincias como en el caso de Holanda…”    y por lo tanto una nación que es ante todo una dinastía, representa una conquista; aceptada primero y olvidada después por la masa del pueblo. El  olvido de aquellas cuestiones es al que se está refiriendo.

Es, entonces, en esas afirmaciones del autor donde aparece una nueva forma de entender a la nación, de entender que esta brota de ese principio fundamental que tiene al hombre como ser razonable y moral. Así, en las últimas líneas de esta conferencia nos dice… “Una nación es un alma, un principio espiritual” o un agregado de “dos cosas que no forman sino una”.  La primera está en el pasado –un legado de recuerdos, la memoria-; y la otra en el presente –el deseo de vivir juntos, la solidaridad-.  Del pasado, el cúmulo de “gloria y de pesares” compartido; en el porvenir, un “programa que realizar”. También afirma que   “La existencia de una nación es un plebiscito de todos los días”  en ella pasa y deja su estela la historia, hay allí, como se citó anteriormente, un pasado en el cual se imprimen triunfos y derrotas, pero a su vez hay un presente en el cual se imprime una voluntad común. Con estos ojos Renan ve a una nación, uno enfocado en el pasado, otro entre la línea del presente y del futuro.

Sigue leyendo

De las culturas digitales o hacia el distanciamiento de las prácticas (I)

Etiquetas

, , , , , ,


 Cosa bastante común ya es  escuchar hablar que nuestras generaciones,-y probablemente las que nos seguirán-, formamos y formarán parte de los denominados “nativos digitales”, jovenes que  ya desde temprana edad tienen adquiridos ciertos conocimientos por oposición a las generaciones antecedentes que no los poseian.

Cierto es, que con internet se abren ciertos accesos hasta entonces restringidos relacionados con la información y las tecnologías comunicativas. Alejandonos de esta afirmación de sentido común, lejos está esta apertura de información digital de ser una democratización de la sociedad, ni de la cultura. No hay una relación proporcional entre la apertura de internet como medio de comunicación y la disminución de las brechas reales; se podrá ampliar el acceso a un medio informático, pero las brechas de pobreza y la pobreza estructural seguirán existiendo. “Democracia” tal como es (re)significada bajo el signo neoliberal no es solo ampliar el acceso a la cultura,seguridad, educación y salud sino que es un pleno derecho de los representantes para con sus representados, aunque en apariencia se torne dificil dicernir entre los plenos derechos ciudadanos y los réditos politicos.

Pierre Bourdieu Básico

Etiquetas

, , , , , , , , ,


La relevancia de este sociologo de fama mundial es bien conocida. Me limito a realizar una pequeña biografía para luego,-en futuros post-, desarrollar algo del vasto y riquisimo pensamiento de este gran sociologo.

Biografía

Nace el 1º de agosto de 1930 en Denguin, una localidad situada en la región de Béarn, al suroeste de Francia. Hijo de Noémie Duhau y Albert Bourdieu, en 1941 comienza sus estudios en el Liceo Luis Barthou en la ciudad de Pau, luego ingresa al Liceo Louis-le-Grand,(el mismo al que Durkheim asistió), y paralelamente estudia en la Facultad de Letras de París y en la Escuela Normal Superior.

En el 54′-55′  trabaja en el Liceo de Moulines como profesor de filosofía y posteriormente presta servicio militar en Argelia. En 1961 se desempeña como asistente de Raymond Aron  en la Facultad de Letras y de las Ciencias Humanas de París. Durante 20 años, en el período del 64′-hasta el 84′  es profesor en la Escuela Normal Superior, y director del Centro de Sociología de la Educación y Cultura en el L’Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales, y en el CNRS, el Centro Nationale du researches en Sociologie.

En 1968 funda el Centre de sociologie européenne, luego hacia 1974 se desenvuelve como miembro del consejo científico del Max Planck Institute für Bildungsforshung. En 1975 funda y dirige con la colaboración de Fernand Braudel la revista Actes de la Recherche en Sciences Sociales hasta el 2002, fomentando el desarrollo de una perspectiva sociologica particular, de una publicación inspirada por la visión de Pierre Bourdieu. A su vez, durante el mismo período es editor consultor del American Journal of  Sociology.

Obtuvo el nombramiento Doctor honoris causa por la Universidad Libre de Berlín(1989), por la Universidad Johann-Wolfgang-Goethe de Francfort(1996), y por la Universidad de Atenas en el mismo año. Es condecorado con el Erving Goffman Prize por la University of California-Berkeley, y en 1997 le es entregado el premio Erns Bloch. Muere por causa de cáncer en París el 23 de enero del 2002.

Para comenzar a ir conociendo un poco el pensamiento y perspectiva del autor les dejo una entrevista realizada a Bourdieu por Didier Eribon en 1982, por motivo de la publicación de “Ce que veut dire parler,” ( ¿Qué significa hablar? Economía de los intercambios lingüísticos),para el diario francés Libération:

Libération: Lo que más me ha sorprendido de su libro es que de hecho oscila de un lado a otro sobre la cuestión del poder y la dominación.

Imagen de Siegfried Woldhe

Pierre Bourdieu: Cualquier discurso es resultado de la reunión entre un habitus lingüístico, esto es una competencia inseparablemente técnica y social (a la vez capacidad de hablar y hacerlo de una determinada manera, socialmente marcada), y un mercado, es decir el sistema de « reglas » de formación de precios que contribuyen a orientar por anticipado la producción lingüística. Eso vale para el parloteo con amigos, para el discurso elevado en ocasiones oficiales, o para la escritura filosófica como intenté mostrarlo en el caso de Heidegger. Pues bien, todas esas relaciones de comunicación son asimismo relaciones de poder que han tenido  siempre monopolios en el mercado lingüístico. Se trata de lenguajes secretos pasando por lenguajes científicos.

Sigue leyendo

Del discurso y la práctica higienista, rastros en la historia Argentina

Etiquetas

, , , , , , , , ,


 

 

Breve reseña de un articulo bastante interesante;

“La Salud en crisis un análisis desde la perspectiva de las ciencias sociales” III Jornadas Interdisciplinarias de Salud y Población, Compiladores: Ana Domínguez Mon, Andrea Federico, Liliana Findling, Ana María Mendez Diz. Editorial Dunken, Buenos Aires 2000.

“Readaptar”, “aislar”, “reinsertar”, “asilar”, “prevenir” son nuevos conceptos que surgen de los discursos higienistas en Argentina a partir del siglo XIX. Estos discursos,-con sus consecuentes practicas- surgen en un momento en que el Estado argentino lleva adelante politicas sociales orientadas hacia una nueva configuración de los espacios urbanos en los que se desarrolla la vida de la ciudadanía argentina.

El artículo que se analiza transita las sucesivas etapas desde 1871 hasta 1913 donde fueron implementadas las politicas higienistas en la Argentina.

Interrogantes cardinales

 

Al encontrarse cara a cara con el texto, y realizar un examen critico del mismo, surge la inquietud de buscar esa pregunta central, pregunta orientadora del artículo, en la cual se posiciona la autora para guiarse durante todo el recorrido del escrito. Parece acertado repreguntarnos cuál es la  inquietud cardinal que se desarrolla, en torno a las políticas higienistas implementadas en la Argentina en un determinado periodo histórico. La reformulación sería la siguiente: ¿Cuáles son los conceptos centrales que adopta el discurso higienista en Argentina, y qué influencias reales tienen esos discursos sobre la realidad Argentina? Al referirme a las influencias reales de los discursos, me remito a cuáles son las incidencias prácticas,  que tomaron los discursos a través de las políticas sociales implementadas por el Estado argentino durante el periodo considerado entre 1871 y 1913.

El interrogante que recorre transversalmente el artículo es respondido por la autora a través de distintas dimensiones de análisis:

a)     El higienismo medico, b) Salud y población, c) Discurso higienista, d) Practicas higienistas, y e) Alienismo y criminología.

Definición de la matriz teórica de los conceptos

 

Desde la perspectiva de estas diversas dimensiones, el texto nos ofrece una clara distinción histórica de los conceptos y significados, deteniéndonos en cada uno de ellos para una precisa definición. De esta forma se describen de una manera puntual las características de la matriz teórica del higienismo médico que permite realizar un examen singular de los hombres, en términos de Murillo: “la matriz teórica que posibilito tal individuación la produjo la ciencia medica, la cual en base a parámetros de normalidad posibilitó el diagnostico exacto de los sujetos” (Murillo: 24)

A quienes se ubicaban por fuera de la lógica esperada se trató de readaptarlos, a través de la ciencia se dan elementos que posibilitan una acción directa del Estado sobre los individuos. Asistimos entonces a una medicalización de la sociedad y una psiquiatría alienista que hacen del médico una figura central allí donde la familia y la ley fallan. Este reposicionamiento del médico en la escena social, permite contextualizar a Murillo el nuevo  paradigma de intervención médica que se utilizó en la época, el denominado alienismo. Para este movimiento de corte intrahospitalario, donde todo se resuelve en un ámbito espacial determinado, (en un principio al hospital, luego a los correccionales y cárceles) la solución era aislar y asilar al enfermo con intenciones disciplinarias, y con un trasfondo educacional en el sentido que el médico fue percibido como agente social portador  dedicado a la tarea de llevar racionalidad y salubridad a la población, una salubridad doble; por un lado salud física, y a su vez, salud mental.  Higienismo anclado en las teorías alienistas, fundadas en la psicología, y el método empírico antimetafísico de Condillac, centrado en la observación de los síntomas, son articulados con los roles del psiquiatra y reformadores social focalizando la idea de prevención.

Destaca que en Argentina los Censos y los Anales de Higiene Pública  fueron confeccionados siguiendo los criterios de higiene social, es decir que fueron realizados siguiendo la intención de realizar un minucioso estudio de la vida social de la población con el objeto de prevenir enfermedades  de tipo social, iniciando con ello (probablemente sin saberlo) los primeros estudios cuantitativos a escala[1] en Argentina.

Contexto higienista 1871/1913

 

Se describe el contexto Argentino inclusive hasta los comienzos de la Primera guerra mundial, dentro de los parámetros del crecimiento vegetativo desde las oleadas inmigratorias para dar cuenta luego de las reales influencias del discurso higienista sobre la población.

A pesar de que al comienzo del artículo se declara que la naturaleza del dato recogido es puramente cualitativa  nos encontramos con  datos de índole cuantitativo; la metodología de investigación comprende desde datos cuantitativos en su totalidad en el apartado “Salud y población en Argentina para el periodo considerado” hasta la extracción de datos cualitativos, pasando desde los Anales de la Higiene Publica de la medicina legal, las Memorias del Ministerio del Interior hasta extractos del diario La Nación de la época. Si bien la unidad de análisis, y la metodología utilizada es de tipo cualitativo y proviene de documentos especificados, el apartado mencionado más arriba nos ofrece un buen panorama descriptivo acerca de las tasas de mortalidad de la población en la principales ciudades, así como también un paneo general sobre las enfermedades mas comunes causales del incremento de la tasa de mortalidad.

También es señalado el hecho de que el incremento en la tasa de mortalidad se debe a la situación en que la estructura sanitaria Argentina se encontraba, ya que no estaba a la altura de las circunstancias para disminuir la tasa de mortalidad producida por los efectos de las enfermedades infecto-contagiosas. Y que sin embrago ya entrado el siglo XX se comienza a reducir la mortalidad debido a las medidas sanitarias-parciales-, tomadas por organizaciones tanto publicas como privadas.

Desde el enfoque higienista, y el discurso que en el apartado siguiente se analiza, además de las enfermedades psicofísicas (viruela, tifus, peste bubónica, difteria, meningitis, tisis, fiebre amarilla, alcoholismo), se contabilizaban otro tipo diferente de enfermedad que tuvo especial interés para el higienismo argentino: las patologías denominadas “morales”.

Practica y discurso higienista

El surgimiento mismo de los discursos y prácticas higienistas en la Argentina se encuentran vinculados con la Facultad de Medicina de la UBA, desde allí se diseñó la estrategia científico médica vinculada a la dimensión social, con el objetivo de controlar el medio social con vistas a hacer la vida más sana, y “racional”.

A través del concepto de “clima”, aparentemente neutro, el discurso higienista  transforma este concepto en una de las causas del surgimiento de las enfermedades  morales y físicas en la población, adjudicándole una importancia central sobre la influencia que tiene dicho factor sobre la población, especialmente sobre la población de las ciudades.

Este concepto de clima es retomado, según la autora, en base a las hipótesis  de Darwin y Lamarck, asociando las condiciones meteorológicas a la conducta social de los individuos, inclusive de poblaciones enteras. Así se llega a afirmar que las costumbres, inclusive la política se encuentran en relación con el clima imperante,-aunque como hecho ya bien  conocido el mismo Darwin se rehusaba a aceptar que la política se oriente según los principios de la lucha por la supervivencia-, asociando el higienismo al darwinismo social de época.

El discurso  del higienismo argentino gira en torno a la problemática del clima y como hacer que éste sea saludable; tanto las plazas, y espacios al aire libre son valorados por las voces del higienismo como una de las soluciones para el hacinamiento y las enfermedades, junto con el trazado de cloacas, para obtener “métodos de vida acordes a la Higiene” (Murillo: 31)

Parece acertado realizar dos críticas, desarrolladas en forma de ejes temáticos, sobre la forma de presentar el concepto  del higienismo en el presente artículo: El primer eje es el que podríamos denominar “eje contextual”  y el segundo, el “eje teórico”, para poder realizar las criticas acertadamente.

Más allá de que el carácter formal del artículo y que sea presentado bajo la forma de introducción a un trabajo teórico mas amplio, se deberían haber realizado al menos breves comentarios acerca de cómo se lleva a cabo la implementación de las políticas higienistas en América Latina y dar cuenta de las reales dimensiones que toma el discursó higienista. Todo ello para que el lector que se acerca a esta introducción se percate de que tanto las prácticas y el discurso se expandieron rápidamente por los gobiernos latinoamericanos en un determinado periodo. En este sentido, en Brasil, para un periodo similar las nuevas ciudades que fueron construidas fueron un producto del urbanismo y el discurso higienista de fin de siglo (Figari, 2006).

Para el mismo periodo durante la presidencia de Rodríguez Alves en 1902-1906,  se organizaron campañas sanitarias similares a las argentinas en lo que respecta a la higiene y la salud pública, donde se priorizaban terminar con los focos donde se originaban las enfermedades epidémicas (Sevcenko, 1998), tales como conventillos, cloacas, desechos cloacales, y falta de ventilación,-la solución de este ultimo para el caso argentino fue encontrada en las plazas “como órganos respiratorios de la ciudad”.

A través del concepto de lo que Foucault denominó “biopolitica”, podemos ejercer nuestro segundo eje crítico a desarrollar sobre el artículo:

entendiendo por biopolítica el modo en que, desde el siglo XVII, la práctica gubernamental ha intentado racionalizar aquellos fenómenos planteados por un conjunto de seres vivos constituidos en población: problemas relativos a la salud, la higiene, la natalidad, la longevidad, las razas y otros.[2]

En el artículo las prácticas higienistas implementadas en la Argentina, prácticas que abarcaron desde planes nacionales sanitarios, comisiones de higiene vecinales, reglamento de inspectores de sanidad, se incorporan paulatinamente a los órganos de gobierno a partir de los conceptos médicos europeos y tienen como objetivo actuar como punto de articulación entre la familia y el Estado, para prevenir enfermedades sociales.

Pero en realidad, y esto es dejado de lado, estas prácticas inscriben en la población prescripciones al comportamiento para no desviarse de la norma, para prevenir, no las enfermedades “sociales” sino prevenir una desviación al comportamiento de los cuerpos. El discurso higienista no ingresa a la política estatal solo para prevenir enfermedades de tipo moral e higiénico- sanitarias, sino que a través de éste, se racionalizan las soluciones relativas a la higiene de la población, en un contexto de fuerte inmigración europea se necesitó un discurso articulador que regule y discipline a los nuevos ciudadanos en formación.

El higienismo entonces, utilizado por una práctica gubernamental incipiente se convierte en un discurso del biopoder de la población, desplegada sobre los cuerpos a través de mecanismos reguladores y agentes tales como el médico, el psiquiatra, y el legista, que le confieren estabilidad y coherencia a las instituciones médicas, instituciones de encierro y organizaciones jurídicas respectivamente, para no alejarse de los patrones de normalidad, locura y contravención, haciendo de la vida misma un objeto de poder.

Por ultimo, la racionalización relativa a los problemas  poblacionales puede no ser  entendida sino no es en un contexto de necesidad. Es bien conocida la fuerte resistencia al cambio del que es victima el Estado argentino tanto ayer, como hoy, en cuanto a practicas institucionales se trata, el higiensimo en tanto permea distintos niveles institucionales da cuenta de la urgencia del Estado argentino para incorporar una matriz disciplinaria, que adoptase un carácter práctico, y que al mismo tiempo posea bajo el brazo el patrocino de las exitosas experiencias europeas.

 

Bibliografía

 

La Salud en crisis un análisis desde la perspectiva de las ciencias sociales” III Jornadas Interdisciplinarias de Salud y Población, Compiladores: Ana Domínguez Mon, Andrea Federico, Liliana Findling, Ana María Mendez Diz. Editorial Dunken, Buenos Aires 2000.

FOUCAULT; MICHEL. Nacimiento de la Biopolítica. Curso en el Colegio de Francia (1978-1979). Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2007.

FIGARI, CARLOS EDUARDO. Escritos en el cuerpo. Higienismo y construcción médica de la homosexualidad en el Brasil republicano (1889-1940)

MURILLO, SUSANA. El discurso de Foucault: Estado, locura y anormalidad en la construcción del individuo moderno. Buenos Aires. UBA, 1997.

SEVCENKO, NICOLAU. “A capital irradiante: técnica, ritmos e ritos do Río”, en Historia da Vida Privada no Brasil. República:

da Belle èpoque à Era do Rádio, Vol. 3. 1998.


[1] Que incluye a una proporción significativa de la población, y es un antecedente directo de la EPH.

[2] Por su parte Edgardo Castro en su Vocabulario de Michel Foucault ofrece una definición de biopolítica bastante silimar a la propuesta por Foucault en Nacimiento de la Biopolitica: “Hay que entender por «biopolítica» la manera en que, a partir del siglo XVIII, se buscó racionalizar los problemas planteados a la práctica gubernamental por los fenómenos propios de un conjunto de vivientes en cuanto población: salud, higiene, natalidad, longevidad, raza”